El logos

A unos cincuenta kilómetros al sur de Mar del Plata existe una localidad escondida llamada Costa Nuriel, en donde arcontes conviven con los seres humanos buscando la encarnación de la palabra perdida, aquel verbo con el cual el supremo dio inicio al universo. Estos seres están convencidos que la única manera de encontrarla es en el alarido desgarrador que proyecta un cuerpo al ser quemado vivo. Ahí, en esa fonación inconsciente, creen que se esconde el nombre secreto de Dios. Todas las noches, en el risco de una playa al fondo de la costa, se pueden ver las fogatas quemando la carne de los inocentes, y sus gritos son guardados en un cofre de oro blanco para ser estudiado por la Hermandad de la antigua serpiente. Los ángeles no pueden interceder directamente, así que escondieron la ubicación de la localidad impidiendo su ingreso, pero también su egreso, condenando a sus habitantes a arder en el sangriento ritual de inquisición cosmogónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.