Antes de dormir

Apagó la luz de la habitación y sintió su aliento en la nuca como siempre. Se quedó parado sin mover siquiera un músculo. Percibió como acariciaban su abdomen desnudo subiendo lentamente hacia su cuello. Tuvo ganas de gritar, pero no lo hizo. La opresión en su garganta comenzó leve y experimentó un éxtasis inusual. Sabía que terminaría en asfixia si no iluminaba la oscuridad. Cerró los parpados. Llenó sus pulmones de aire y contuvo la respiración. 1…2…3…4…5…6…7…8…9…10. Exhaló. La presencia desapareció. Prendió la luz. Leyó un libro. Se durmió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.