Ángel

–Hola Ricardo–dijo una voz en su mente y quedó paralizado con la vajilla llena de detergente en sus manos. Miró hacia su espalda aun sabiendo que esas palabras salieron de su cabeza y confirmó que estaba solo–Tranquilo, soy tu ángel de la guarda–siguió y el plato de porcelana quedó destrozado en el piso, fue al baño a lavarse la cara con vehemencia, con la esperanza de despertar de aquella locura–No tengas miedo, estoy para ayudarte–continuó, Ricardo comenzó a caminar por la casa respirando fuerte, se hiperventiló, se sentó en el sillón con la visión nublada–Te necesito aquí conmigo–dijo la voz con suavidad, y Ricardo comenzó a llorar desconsoladamente sin saber porqué–Ya no tienes que hacer nada más en ese mundo–sentenció, Ricardo escuchó, creyó y se mató–Ahora trabajas para mí–le dijo cuando lo recibió en el plano astral.

–Hola, soy tu ángel de la guarda–dijo Ricardo en la mente de Leonel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.