Ayer te vi llorar

Crecí con un padre que era “famoso”. Un padre que en mis primeros años de vida trabajaba en la televisión y en el teatro San Martin. Recuerdo que me llevaba a el set de televisión y me dejaba espiar las obras tras bambalinas. Recuerdo que en la calle lo paraban para pedirle un autógrafo.

Día de la madre 2021

Este año comencé un taller de escritura narrativa en donde termine de descubrir mi nueva pasión, ahí pude escribir una novela corta de índole thriller espiritual y me encuentro en proceso de otra más personal, hablando sobre la introversión que padecí varios años de mi vida. En ella indago, a veces con humor, si pudo haber sido por un trauma antes de mis seis años a quien bautizo «El bicho». En el devenir de la escritura y evocando recuerdos, logré reparar memorias falsas y deformadas. Una de ellas era sobre vos. Hoy, después de sanarte, de sanarme y así sanar nuestra relación,  te puedo saludar en tu día sin ningún sentimiento distorsionado y por sobretodo sin tristeza, sino con el amor de lo que fue y es. En tu día te regalo un fragmento de mi novela la cual titulé “El bicho, biografía de un trauma”.

No me acuerdo de tu cumpleaños, es hoy

Los últimos están «justificados» porque no la pasamos juntos, pero ¿los anteriores? ¿los de la infancia?, no los recuerdo. Para ser sinceros, no recuerdo muchos los míos tampoco. Pero en esa infancia te recuerdo, claro que te recuerdo, torturándome con la saliva «bungee jumping», enojandote con Manolo porque me llevaba con tu grupo de amigos a la fabrica, jugando con los jeeps de plástico que nos trajo el viejo cuando nos contó que el abuelo había fallecido, jugando al scalextric, y tantos otros recuerdos, pero de tu cumpleaños no me acuerdo.

Trauma o Saturno

No estoy seguro de nada. De chico escribía cuentos, actuaba, me disfrazaba, me desenvolvía en mi máxima expresión, por algún motivo toda esa libertad quedo en segundo plano varios años de mi vida, los astrólogos dirán por qué saturno está en la casa uno con ascendente en Leo, así se entendería el enfriamiento del YO, los terapeutas en cambio se centrarán en la censura inconsciente de mis padres, en casa había problemas y no era momento de payasadas.

Los actores se paran

Tenía 10 años de edad más o menos, estaba con mi madre en un bar que está en la esquina de Corrientes y Paraná, seguramente haciendo tiempo para entrar a ver una obra en el Teatro San Martin en donde actuaba mi viejo, yo tomaba mi gaseosa, miraba por la ventana, jugaba con el servilletero,…

Monstruos amorosos

Un llanto en un rincón, olor a café quemado, lugar frio y pelos mojados por la lluvia, van entrando amigos de la familia del difunto, consuelan, se funden en un abrazo que reaviva el llanto. Hay una tensión en el ambiente que no se expresa pero se siente, se sabe que van a llegar en…