El linaje de Pam

Su pierna derecha rebotaba sin cesar. La piel de sus dedos sangraba desgarrada. Sus dientes se deshacían en cada rechinar. Su presión silbaba perpetua en su oído derecho. Su respiración venia con espasmos. El murmullo exterior interrumpía el susurro de su mente. Su visión lagrimeaba borrosa. Iba a morir. Lo sabía. Lo presentía. Solo el…

Ángel

–Hola Ricardo–dijo una voz en su mente y quedó paralizado con la vajilla llena de detergente en sus manos. Miró hacia su espalda aun sabiendo que esas palabras salieron de su cabeza y confirmó que estaba solo–Tranquilo, soy tu ángel de la guarda–

La metamorfosis de Zacarías

Zacarías se miró al espejo y notó que el cuenco del ojo izquierdo le había quedado sin pintar. Pasó su dedo índice sobre el pote de maquillaje color caucásico y se lo untó con furia y resentimiento. Se colocó los lentes de contacto azulados, se elevó tres centímetros gracias a las plataformas, se puso dentro del calzado y salió del baño.