Número PI

Mario ingresó a la habitación vacía, en la pared principal sobresalía escrito el número 3,14 seguido de todos sus decimales tapizando las cuatro paredes, en el suelo yacía el profesor Rawson con los dedos ensangrentados y una pequeña lámina de carbonilla entre sus uñas. Éste estudiaba el universo y encontró en el número Pi la mejor forma de investigar el infinito. Creía que en sus decimales estaba la respuesta a todas las preguntas. Al origen. Mario se acercó al profesor, lo miró a los ojos, éste le sonrío — Lo encontré — dijo, y se deshizo en un enjambre de cuerdas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

SombrasSombras

Víctor tomó el mismo camino de siempre. El callejón oscuro que bordeaba las vías del tren. El reflejo de la luna en el frío riel lo perseguía. El incesante zumbido

Yo soyYo soy

El avión aterrizó en Ben Gurión. De ahí lo llevaron en ómnibus a un hotel tres estrellas en Jerusalén. Ramiro había sacado el paquete turístico de tierra santa hacia ya