El linaje de Pam

Su pierna derecha rebotaba sin cesar. La piel de sus dedos sangraba desgarrada. Sus dientes se deshacían en cada rechinar. Su presión silbaba perpetua en su oído derecho. Su respiración venia con espasmos. El murmullo exterior interrumpía el susurro de su mente. Su visión lagrimeaba borrosa. Iba a morir. Lo sabía. Lo presentía. Solo el linaje de Pam iba a poder con el trabajo. Preparó el coctel familiar, lo ingirió en seco y todo a su alrededor desapareció en cuestión de minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post